Agradecimiento de la sede AICS de La Habana al equipo de médicos cubanos que llegaron a Italia

El sábado pasado, en el aeropuerto de Milán- Malpensa, aterrizó el grupo de 37 médicos y 15 enfermeras cubanos que ayudarán a sus colegas italianos contra la emergencia del Coronavirus. Especializados en enfermedades infecciosas, llegaron directamente desde La Habana y en las próximas semanas trabajarán en los hospitales de campo establecidos por el ejército italiano en Lombardía, iniciando en los centros de salud de la ciudad de Crema.

La pequeña, pero enérgica Cuba muestra su extraordinaria solidaridad internacional, y lo hace de la manera más simple y concreta: ayudando en primera línea a un país amigo, Italia, en un momento de terribles dificultades.

No es sólo un gesto profesional – el alto rendimiento médico del sistema de salud cubano es conocido no solo en América Latina, sino en todo el mundo – pero también, y, sobre todo, humanitario. Es un gesto que resalta la importancia crucial de la cooperación entre nuestros países, ofreciendo a los italianos un punto de vista que habían olvidado durante décadas: el de los ayudados, y no el del que ayuda. En esta situación y después de tanto tiempo, nuestro país redescubre lo que significa estar realmente necesitado y no poder lograrlo solo. En un momento en que Italia se redescubre a sí misma en la unidad y la solidaridad, nos damos cuenta del inmenso valor que tiene una ayuda, un apoyo de parte de los que no están al borde del colapso y pueden ayudarnos, tendiéndonos una mano.

I medici arrivati da Cuba per fronteggiare l’emergenza sanitaria dovuta alla diffusione del Coronavirus, Milano, 22 Marzo 2020.
ANSA / MATTEO BAZZI

Y, que esa mano haya sido extendida por Cuba, es un gran orgullo para la sede AICS de La Habana. Es, para Italia, el más sincero reconocimiento del valor del trabajo realizado en estos años en esta isla. Para la Cooperación Italiana, esta manifestación de solidaridad es la prueba más concreta de la importancia y la eficacia de la estrategia del Gobierno italiano en esta región del mundo, porque mide la calidad de lo que hemos construido año tras año junto a nuestros socios cubanos, no solo en términos de impacto en el desarrollo del país sino también en términos de lazos construidos, fuertes y auténticos. Hoy más que nunca, lo que nos une a Cuba es un vínculo de solidaridad mutua, que encierra el significado profundo de la cooperación: el de hacer de la solidaridad, identificada como uno de los valores fundamentales y universales, la base en la búsqueda de soluciones globales.

Al agradecer de todo corazón a nuestros amigos cubanos y con la esperanza de que esta difícil situación se resuelva pronto y de la mejor manera posible, cito con gran admiración la declaración de uno de los médicos cubanos a su llegada a Italia plasmada en el periódico nacional Il Corriere della Sera:

“El miedo es parte del ser humano, todos tenemos miedo de algo. Pero este es precisamente el coraje: enfrentarnos a algo que nos da miedo. Cuando la vida está en juego, el miedo se deja de lado”.

                                                                                                                                       Mariarosa Stevan

                                                                                                        Directora

                                                                                                          Sede AICS – La Habana

Intercambio con socios de la cooperación sobre la propuesta del Plan Estratégico del Programa Mundial de Alimentos 2021-2024

El 12 de marzo de 2020, la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo -sede de La Habana- participó en el evento “Intercambio con socios de la cooperación sobre la propuesta del Plan Estratégico del Programa Mundial de Alimentos 2021-2024” organizado en el Palacio de los Capitanes de La Habana. Asistieron al evento representantes del sistema de las Naciones Unidas en Cuba, colaboradores de los organismos de cooperación de Suiza (COSUDE) y Japón (JICA), pero también representantes del Gobierno cubano, en particular del Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (MINCEX).

En la apertura del evento se realizó un panel formado por Paolo Mattei, Representante de los PMA en Cuba, Consuelo Vidal, Representante Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba y Carlos Fidel Martín Rodríguez, Director de la Dirección de Organismos Económicos Internacionales del MINCEX.

El Representante del PMA en Cuba dio la bienvenida a los participantes presentando brevemente el Plan Estratégico 2021-2024 y explicando que se trata de un documento preliminar, todavía sujeto a cambios, que se aprobará en noviembre de 2020. De hecho, el evento tenía como objetivo compartir el Plan Estratégico en anticipación a su aprobación. El Representante también señaló que la estrategia está alineada y articulada de acuerdo con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, manteniendo estrechos vínculos con el Marco de Cooperación de las Naciones Unidas 2020-2024 y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PNDES) 2030.

El Sr. Carlos Fidel Martín Rodríguez recordó que Cuba acompaña al PMA en la elaboración de este Plan Estratégico, que se considera de vital importancia ya que se centra en varias prioridades nacionales cubanas, entre ellas la seguridad alimentaria y el fortalecimiento de la capacidad de recuperación para hacer frente a los desastres naturales. La Coordinadora Residente, Consuelo Vidal, se centró en cuatro ejes estratégicos que la Agenda 2030 tiene en común con el PNDES 2030: gobernabilidad efectiva, transformación productiva, sostenibilidad ambiental, desarrollo humano.

Tras las intervenciones de los panelistas, un colaborador del PMA presentó las líneas de acción del Plan Estratégico, que consta de cuatro componentes. El primer componente se refiere a la preparación y la respuesta a las emergencias y los desastres naturales, mientras que el segundo tiene por objeto prevenir la malnutrición mediante la producción de alimentos enriquecidos especialmente para los grupos vulnerables (ancianos, mujeres embarazadas y niños). El tercer componente se refiere a la valorización de los sistemas alimentarios sostenibles, el fortalecimiento del programa de alimentación escolar mediante el fortalecimiento del vínculo y la participación comunitaria de las familias. El último componente se centra en la elaboración de programas centrados en la protección social. Para cada componente se presentaron las principales líneas de acción y se analizaron los vínculos que el Plan Estratégico PMA 2021-2024 tiene con la Agenda 2030, el Marco de Cooperación de las Naciones Unidas 2020-2024 y el PNDES 2030.

Tras estas intervenciones se abrió un debate en el que se plantearon cuestiones como la relación entre la escasez de alimentos fortificados para los ancianos y el envejecimiento de la población cubana, la necesidad de educar a las familias y las comunidades sobre la nutrición y el comportamiento alimentario correcto. Por último, se mencionó la importancia de la coordinación entre los actores de cooperación que actúan en el ámbito de la nutrición y la seguridad alimentaria.

AICS participa en la Mesa de Género de la Cooperación Internacional (MGCI) en Colombia

El pasado 6 de febrero de 2020, el personal AICS de Bogotá participó en la primera reunión de 2020 de la Mesa de Género de la Cooperación Internacional (MGCI), liderada por la Unión Europea y promovida por ONU Mujeres. Al evento participaron Matilde Ceravolo, Directora de Cooperación adjunta de la Delegación de la Unión Europea, Diana Espinosa, Oficial de Programas de ONU Mujeres, Mauricio Carabalí, de la Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer, y APC (Agencia Presidencial de Cooperación Internacional de Colombia).

Carabalí presentó la nueva Consejería Presidencial para la Equidad de la Mujer (CEPM), creada con Decreto 1784 del 4 de octubre de 2019 para la formulación de políticas públicas para la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres. La Consejería tiene una densa agenda de género que incluye la creación de secretarías/oficinas de mujeres a nivel territorial, la creación y promoción de las “Casas de Mujeres Empoderadas” en cada departamento del país, la inclusión de un capítulo de género en los planes departamentales, la creación de dos fondos, uno para la capacitación y otro para el emprendimiento femenino, y otras iniciativas para facilitar la inclusión de las mujeres en el mercado laboral y la asistencia a mujeres vulnerables y víctimas de violencia.

Finalmente, se discutió el Plan de Trabajo 2020 de la MGCI, que será enfocado en 4 puntos principales:

  • Fortalecimiento institucional con enfoque territorial para la igualdad de género;
  • Cooperación para la Agenda de Mujeres Seguras y Construcción de Paz;
  • Armonización de la cooperación para contribuir a la igualdad de género;
  • Coordinación y articulación para la difusión de mensajes, a través de RRSS, que eleven el interés público en esta agenda.

En el marco del tercer punto del Plan de Trabajo 2020, se destacó la invitación a la incorporación de nuevos actores, Italia y Banco Mundial, como miembros activos de la MGCI.

Inauguración de “Casa Hernestina Parra”

El día 5 de febrero de 2020, el experto de la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo, Luca de Paoli, participó a la inauguración de la “Casa Hernestina Parra”, proyecto en el común de Soacha, a una hora y media de Bogotá. Al evento participaron algunos representantes de Pangea, fundación italiana que acompaña técnicamente al proyecto, y de Centrap, ONG colombiana que se ocupa de la ejecución del proyecto.

La idea nació en 2007 por medio de la “Mesa de organización de mujeres de Soacha”, a través de la cual se ha creado un ambiente para mujeres victimas de violencia en el municipio. En 2018, gracias a la ayuda de la ex diputada Giovanna Martelli, el proyecto fue presentado en Italia, aprobado y financiado por el Ministerio Italiano de asuntos Exteriores y de Cooperación Internacional.

Hoy en día, la Casa cuenta con un equipe de 9 personas, entre las cuales dos abogadas, una psicóloga, un comunicador social y cinco lideresas que se ocupan, mayormente, de ofrecer asesorías de tipo moral, psicológico y legal a las mujeres presentes, además de realizar actividades de vario tipo. El objetivo final es promover la información y prevención también a través de acciones de asistencia legal y jurídica a todas las mujeres del municipio de Soacha.

Innovacuba – Emprendimiento y turismo: oportunidades y desafíos para el centro histórico de La Habana

El 30 de enero marcó la primera de una serie de conferencias informativas sobre la relación entre la actividad empresarial y el turismo, que miran a sensibilizar sobre las oportunidades, los retos y las obligaciones de este sector en evolución. La iniciativa forma parte del proyecto INNOVACUBA, co-financiado por la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS), y realizado por la ONG Arci Culture Solidali (ARCS) en colaboración con la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana (OHCH). El intervento tiene por objetivo fortalecer la capacidad local en el uso de las innovaciones tecnológicas aplicadas a la conservación del patrimonio cultural, transfiriendo a los actores no estatales responsabilidades y competencias en el proceso de valorización del patrimonio cultural. Otro objetivo es promover un tipo de turismo sostenible y cultural, para el desarrollo de un modelo de gestión basado en las mejores prácticas de responsabilidad social y turismo responsable, con la participación de actores activos en la conservación y difusión de los valores del patrimonio cultural y en la oferta de servicios turísticos.

La primera conferencia se centró en la importancia del turismo como valor añadido para el desarrollo local. Las actividades turísticas representan una oportunidad única para las pequeñas empresas cubanas, que deben ser capaces de conocer y explotar las nuevas tendencias del turismo mundial y los mercados emergentes representados por países como la India, China y Rusia.

El ciclo de conferencias tendrá lugar en el “Centro de Visitantes”, inaugurado en noviembre de 2017 como parte del proyecto INNOVACUBA. También se abrirá próximamente el espacio “Habana: Espacios Creativos”, que permitirá a las empresas juveniles creativas capacitarse para poner en marcha actividades empresariales integradas en el territorio para contribuir al desarrollo sostenible de la ciudad.

Misión de la delegación de PADIT a Italia

Del 12 al 24 de enero, representantes de la delegación de PADIT participaron en una misión a Italia con el objetivo de conocer a los actores locales y las realidades comprometidas con el desarrollo territorial. PADIT (Plataforma articulada para el desarrollo territorial integrado) es un programa nacido en 2014 en apoyo a los principios de desarrollo local, descentralización y autonomía territorial recientemente expresados también en la nueva constitución cubana.
Actualmente, la plataforma funciona en Cuba en 10 provincias (sobre 15) y 32 municipios (sobre 167) y es una de las principales herramientas de apoyo al desarrollo territorial cubano.

Mapa de las provincias donde trabaja PADIT

El programa, manejado por el PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo), involucra a los actores locales en varios niveles, entre los cuales se encuentran el Ministerio de Economía y Planificación (MEP), el Instituto Nacional de Planificación Física (IPF), el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas (INIE), el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Extranjera (MINCEX). La plataforma está financiada no sólo por la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo (AICS), sino también por la Agencia Suiza de Cooperación para el Desarrollo (COSUDE) y las embajadas de Canadá, Gran Bretaña y los Países Bajos con una contribución total de 7 millones de dólares. 10 Provincias cubanas están involucradas: Pinar del Río, Artemisia, La Habana, Cienfuegos, Saincti Spiritus, Las Tunas, Holguín, Granma, Guantánamo, Santiago de Cuba.

El papel de Italia en la plataforma comienza en el 2016 y se reafirma en el 2018 al fortalecer la voluntad de la cooperación italiana de reconocer el desarrollo local como uno de los ejes estratégicos de intervención en Cuba. La consolidada presencia del Sistema Italia en Cuba, constituido por actores con décadas de experiencia en el país y que se congrega y fortalece en torno a un diálogo constante coordinado por la AICS, activa redes de colaboración entre la sociedad civil, las instituciones y los actores privados altamente rentables, canalizando la financiación a nivel local.
La misión en Italia de los representantes cubanos elegidos de los territorios y de las figuras ministeriales de relevancia nacional, se configura con el propósito principal de fomentar y fortalecer las asociaciones entre los territorios de los dos países, que pueden desempeñar un papel clave en el futuro marco de la plataforma PADIT.

La prioridad de la misión fue compartir la experiencia de PADIT con los actores nacionales y locales italianos y conocer las experiencias y prácticas locales italianas que podrían ser de interés en términos de políticas de cohesión territorial y estrategias de áreas internas, desarrollo económico y social en el área local, turismo sostenible y gestión urbana.
El otro aspecto decisivo de la misión fue identificar las formas de implementación de las acciones de cooperación descentralizada también a través de la construcción de alianzas territoriales y temáticas y de iniciativas de transferencia de competencias y conocimientos técnicos, promoviendo los intercambios a nivel local.

La visita de la delegación cubana, que tuvo lugar del 12 al 24 de enero, permitió a los participantes asistir en reuniones de trabajo con el Ministerio del Sur y de la Cohesión Territorial y en visitas a realidades locales de desarrollo descentralizado en las zonas internas del Alto Reggiano y del Bajo Sangro Trigno. La delegación también celebró reuniones institucionales en Florencia, en relación con la sede de AICS de Florencia, y se reunió en Roma con el Ministro de Cohesión Territorial Giuseppe Provenzano. Finalmente se celebró una importante reunión de retorno e intercambio en la Farnesina, donde parte de la delegación fue recibida por el Director de la AICS, Luca Maestripieri, y el Director General de Cooperación al Desarrollo, Giorgio Marrapodi.
La misión terminó con la visita de la delegación a Nápoles, donde los delegados, acogidos por el alcalde De Magistris y toda la administración municipal, pudieron conocer los proyectos de economía creativa e inclusión social.

La misión ha sido una gran oportunidad para reunir las realidades locales cubanas e italianas y representa un punto de partida para futuras colaboraciones entre los dos países en materia de desarrollo territorial descentralizado. El fortalecimiento de las administraciones locales y el desarrollo de los territorios es, de hecho, uno de los puntos clave de la estrategia de desarrollo de la isla caribeña y de la fructífera colaboración para todas las actividades de la Cooperación Italiana en Cuba.

 

 

UNIVERSIDAD 2020 – EL PROYECTO QUE NO BAJE EL TELÓN PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE

Del 10 al 14 de febrero tuvo lugar en La Habana el 12º Congreso Internacional de Educación Superior – Universidad 2020 -, espacio de intercambio científico, diálogo, encuentro y trabajo sobre proyectos, redes y nuevos compromisos, con la participación de actores e interesados del mundo de la educación superior. El tema de la edición de este año fue “Las universidades y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible”: en cinco días de intensos debates en el Palacio de Congresos de La Habana, representantes de más de 50 países compartieron buenas prácticas, experiencias y presentaron los retos que enfrentan sus universidades y naciones, la mayoría de los cuales se vieron agravados por la crisis económica que afecta directamente a la educación en todo el mundo.

Entre los diversos temas tratados en las numerosas conferencias, se examinó la relación entre la cooperación y las universidades en materia de gestión del arte y de la cultura para el desarrollo sostenible. En este contexto, la intervención del proyecto AICS “Que no baje el telón”, es un ejemplo virtuoso de cómo la cooperación internacional y las universidades pueden apoyar la preservación y protección del patrimonio, aspecto considerado prioritario por el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social de Cuba 2030 (PNDES 2030). Más concretamente, se examinó la forma en que la cooperación internacional puede apoyar la preservación del patrimonio y el desarrollo de la industria cultural mediante la asistencia técnica, el intercambio de conocimientos y buenas prácticas y la elaboración de proyectos compartidos.

El proyecto ¡QUÉ NO BAJE EL TELÓN!, que tiene como objetivo preservar y mejorar el patrimonio cultural del primer complejo universitario post-revolución – la Universidad de las Artes (ISA) – es representativo de este tema y del papel esencial que las universidades desempeñan en el mundo de la cooperación. La iniciativa, financiada por la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo y el Ministerio de Cultura de Cuba y llevada a cabo con el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Florencia, evidencia dos aspectos fundamentales para la aplicación de tan importantes iniciativas de protección del patrimonio: la investigación y la participación. La investigación permite afrontar adecuadamente los retos del futuro y resolver los problemas actuales, mientras que la investigación y la didáctica aplicada permiten el intercambio de conocimientos y la aplicación concreta de los resultados de la investigación.
En el caso de la iniciativa “Que no baje el telón”, la colaboración entre la universidad cubana ISA y su contraparte italiana UNIFI se traduce en la ayuda mutua y la búsqueda de soluciones compartidas para la rehabilitación del espacio de la Facultad de Artes Escénicas (FAT). En particular, el Departamento de Arquitectura (DiDA) de la Universidad de Florencia ofrece, por una parte, seis cursos de formación profesional (tres de los cuales ya se han realizado) y, por otra, apoyo en la restauración del edificio, y se espera que para mayo se apruebe un plan para el inicio de las obras.

Los conocimientos, los recursos materiales y la experiencia del DIDA de Florencia son los elementos que pueden contribuir a que este proyecto sea un modelo a imitar no sólo en las demás Facultades de la ISA, sino también en otras universidades de Cuba y de toda América Latina. Además, la magnífica relación de la Cooperación Italiana con ISA puede convertirse en un ejemplo de colaboración virtuosa en nombre de la salvaguardia y la gestión del patrimonio.

#GENERACIÓNIGUALDAD: EL COMPROMISO DE AICS LA HABANA CON LA IGUALDAD DE GÉNERO

Inclusión, participación, igualdad: con motivo del Día Internacional de la Mujer 2020, la oficina de AICS en La Habana reafirma su apoyo a la igualdad de género en Cuba y Colombia.

Se reconoce internacionalmente que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres son una condición esencial para construir una sociedad global basada en el desarrollo sostenible, la justicia social y los derechos humanos. Esto significa que la discriminación de género, que en diferentes formas y tamaños persiste en todo el mundo, debe ser percibida no solo como un obstáculo para los derechos humanos de las niñas, niñas y mujeres, sino como un factor clave de superar y eliminar para que se pueda lograr el progreso económico y social.

La Cooperación italiana se une a esta batalla. Con el objetivo de contribuir al logro de la igualdad completa entre hombres y mujeres, la sede de AICS en La Habana adopta un enfoque de gender mainstreaming como un componente integral de todas las iniciativas de Cooperación en las áreas prioritarias de intervención, en Cuba y Colombia. En la formulación e implementación de los proyectos, AICS utiliza una serie de herramientas que le permiten analizar cada actividad prestando atención a las diferencias y prioridades específicas de hombres y mujeres: por ejemplo, asegura que las propuestas de proyectos incluyan un análisis de género, datos desglosados ​​por género y edad y un sistema de monitoreo y evaluación que incluye indicadores de género.

La promoción de los derechos de las mujeres y la igualdad de género en las esferas social, política y económica se traduce en el diseño y la implementación de acciones específicas, tanto en Cuba como en Colombia, destinadas a promover la inclusión y la plena participación de las mujeres y de las niñas a los procesos de desarrollo económico y productivo. En el sector agroalimentario, se promueve el papel fundamental de las mujeres en la producción agrícola y la seguridad alimentaria de las familias, mediante el desarrollo de iniciativas económicas generadoras de ingresos y capacitación técnica especializada, como es el caso del Oriente de Cuba o en Mapiripán. Al mismo tiempo, la creación de nuevas oportunidades profesionales, la mejora de la creatividad de las mujeres en los diversos sectores de las artes y la cultura y la creación de espacios de formación específicos, tienen como objetivo promover la innovación y el desarrollo de estrategias que respondan a necesidades de las mujeres, como parte de iniciativas para apoyar el desarrollo local. Además, se fortalece la colaboración y el diálogo político con instituciones nacionales e internacionales sobre cuestiones de género y la definición de una agenda de objetivos comunes para la promoción de la igualdad de género.

Cultura y Objetivos de Desarrollo Sostenible: Dialogo abierto

El 26 de febrero de 2020, la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo – sede de La Habana – participó en el taller “Díalogo Abierto: Cultura y ODS”, organizado por la ONG italiana CISP en colaboración con la Asociación Cubana de Naciones Unidas (ACNU), el Centro de Intercambio y Referencia – Iniciativa Comunitaria (CIERIC), la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). El objetivo de la reunión, realizada en la Sala Villena de la sede de la UNEAC, fue dar visibilidad a la contribución que la cultura puede hacer al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS/SDG), en referencia a la experiencia y perspectiva cubanas.

El taller empezó con los discursos iniciales de Luis Morote, Presidente de la UNEAC, Fermín Quiñones Sánchez Presidente de la ACNU, Consuelo Vidal Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba y Tatiana Villegas Zamora Jefa del Programa de Cultura de la UNESCO.

Después de las palabras de bienvenida, se realizó un panel sobre la relación entre la cultura y los ODS. Alejandro Rojas de la Universidad de las Artes – ISA presentó las formas en que las iniciativas y los valores culturales pueden contribuir a la inclusión, la cohesión social y la paz (SDG 5, 10, 16, 17). Ricardo Torres del Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC) presentó un estudio sobre la contribución de la industria cultural creativa de La Habana al desarrollo económico (SDG 8). A través de otra interesante intervención, Yamila Gonzales Ferrer, de la Unión Nacional de Juristas de Cuba, presentó la contribución que el desarrollo cultural puede hacer al logro de la igualdad de género (SDG 5). Finalmente, Ricardo Núñez del PNUD presentó la relación entre la cultura, la gobernabilidad y la participación en la Cuba de hoy, destacando el compromiso público con la creación de procesos culturales inclusivos (SDG 10, 16 y 17).

La clausura de las intervenciones de los panelistas dio lugar a un debate e intercambio de opiniones con el público durante el cual se reafirmó el papel transversal de la cultura en el logro de los objetivos de desarrollo sostenible. Los participantes subrayaron la necesidad de dialogar y compartir para que la sociedad se apropie del lenguaje y las medidas propuestas por el SDGS, incluso a nivel comunitario y local. De hecho, se evidenció cómo la sistematización, integración y coordinación de las estrategias y acciones de los actores involucrados puede hacer que los SDG entren en la vida cotidiana de la sociedad cubana, que de esta manera puede sentirse parte del objetivo común de la Agenda 2030.

AICS participa en taller “Mujeres Rurales”

El 24 de febrero la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo – Sede de La Habana – participó en el taller “Mujeres Rurales”, organizado por el CEEC (Centro de Estudios de la Economía Cubana), financiado por la Embajada de Canadá y apoyado por CARE Cuba. El evento fue una oportunidad para presentar y compartir los resultados de dos estudios nacionales realizados por el CEEC que reportan indicadores relevantes relacionados con la condición y posición de la mujer rural en Cuba. Las acciones y formas de reducir las brechas de género en el medio rural cubano, a través del estudio de la condición y posición de la mujer, y el apoyo a las acciones de transformación implementadas por ellas fueron los temas centrales del taller.

Tras una introducción histórica y un análisis del contexto legislativo nacional e internacional de los derechos y la condición de la mujer, se presentaron los datos de los estudios, que son de particular interés y muestran la importancia de intervenir en esta esfera de manera conjunta y coordinada.

La mujer rural representa el 46,4% de la población rural y el 21,2% del total de las mujeres cubanas, que en el sector rural se enfrentan a límites y barreras que van desde la baja capacidad técnica hasta la autoexclusión debido a su papel tradicional en la familia.

El acceso a la propiedad y al usufructo de la tierra, representa un elemento de desigualdad entre hombres y mujeres, así como la participación femenina en las actividades de producción agrícola: de hecho, sólo el 15% de los empleados en el sector son mujeres.

La promoción de una mayor participación de la mujer en las actividades productivas y sociales en las zonas rurales constituye un objetivo central de la acción de la Agencia Italiana de Cooperación para el Desarrollo. Por ello, las iniciativas que la AICS lleva a cabo en Cuba en el campo de la agricultura y el desarrollo rural tienen componentes que promueven la igualdad de género y la promoción de la condición de la mujer.

El evento también representó una oportunidad para fomentar alianzas y acciones coordinadas entre los actores de la cooperación local e internacional en la promoción del empoderamiento de las mujeres rurales en Cuba.