Colombia y Venezuela: último reporte sobre la situación de los migrantes venezolanos

El 25 de abril, la Oficina AICS de Bogotá participó en la reunión de Embajadas y Agencias de Cooperación en Bogotá sobre la situación de los migrantes venezolanos en Colombia. Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto de ACNUR y OIM para refugiados y migrantes venezolanos, junto a  los líderes del Grupo Interagencial para los Flujos Migratorios Mixtos (GIFMM) Ana Durán y Jozef Merkx y el Coordinador Residente y Humanitario Martín Santiago, han ilustrado los últimos datos sobre la migración venezolana, destacando el impacto que este fenómeno está teniendo en toda la región. Los refugiados y migrantes venezolanos en la región de América Latina y el Caribe han alcanzado los 3 millones, de los cuales aproximadamente 1,2 millones solo en Colombia. De estos, poco más de 750,000 tienen un estatus regular (alrededor del 63%), mientras que los inmigrantes irregulares suman más de 440,000 (alrededor del 37%). A esto, hay que añadir el fenómeno de los venezolanos en tránsito y el de los venezolanos que diariamente se mueven a través de la frontera para obtener trabajo o medicina. El Plan de Respuesta para Refugiados y Migrantes estima que Colombia debería poner a disposición 315 millones de dólares para garantizar una respuesta adecuada al fenómeno, una estimación compartida por el gobierno colombiano. De estos, sin embargo, por ahora solo se ha desembolsado el 20,9%, la mayoría de los cuales en asistencia directa de emergencia. También el GIFMM presentó su último Informe de situación (febrero de 2019), cuya acción se concentra en 4 áreas : asistencia directa de emergencia, protección, integración socio-económica y cultural y fortalecimiento de la gobernanza. El Representante Especial Stein destacó que la región no estaba preparada para un fenómeno de esta magnitud, que en 2018 vio que un promedio de 5,000 personas emigró de Venezuela por día y transformarán permanentemente la región de América Latina. Desde esta perspectiva, es más crucial que nunca que todos los países que forman parte del Proceso de Quito se comprometan a armonizar los mecanismos de regularización de los migrantes. Ante el fenómeno, el Representante Especial Stein cree que es esencial que el tema de la inclusión social y laboral de los migrantes también tenga en cuenta a la comunidad de destinatarios, sobre todo porque muchas de las zonas fronterizas ya están en condiciones problemáticas debido a los desplazados internos y a la presencia del narcotráfico. Entre ellos, se recuerda especialmente la importancia del Catatumbo y, sobre todo, de Arauca, a la que el ACNUR ha asignado una gran parte de la contribución de la Agencia de Cooperación Italiana.

Haz clic para abrir un mapa más grande

Publicado en Uncategorised.